¿Cómo archivo mis papeles? (II)


¿Quieres leer la primera parte de este artículo?

Continuamos hablando de las múltiples soluciones para el archivo de tus documentos:

Clasificadores y acordeones

Otra fórmula muy demandada debido a la practicidad que aporta son los clasificadores y acordeones. Se trata de carpetas, generalmente con cierre de gomas, aunque también pueden estar dotados de un cierre “por lazo” o incluidos en maletas auto portantes. Cuentan con diferentes departamentos para archivar documentación en hojas sueltas sin necesidad de taladros. Normalmente están disponibles en 6, 7, 8, 9, 12, 13, 15, 20 o hasta 24 departamentos para clasificar los documentos por temas. Llevan un índice personalizable para facilitar esta labor. En algunos casos cuentan con un fuelle en el lomo, lo que aumenta su capacidad de almacenaje. Los clasificadores de acordeón reciben su nombre por la forma de apertura que recuerda claramente a la del instrumento musical. En este caso, los departamentos están cerrados por 3 lados, lo que evita que los documentos se salgan fácilmente. Los departamentos de los clasificadores de acordeón, suelen venir ya impresos de fábrica con una clasificación diaria (del 1 al 31) o alfabética (de la A a la Z). La variedad de diseños, tamaños y colores es casi infinita.

Carpetas de fundas

Las carpetas de fundas, como su propio nombre indica, constan básicamente de una portada, una contraportada y entre ambas un número determinado de fundas transparentes para contener documentos. Al igual que en el caso de los clasificadores y acordeones, existe gran cantidad de diseños con diferentes formas y colores. Las hay de tapas rígidas, tapas flexibles, tapas personalizables por el usuario (carpetas de fundas tipo “canguro”), carpetas con fundas removibles (se pueden quitar o añadir fundas), cuadernos de fundas (encuadernadas con espiral), carpetas de gomas con fundas, carpetas con fundas para presentación (la carpeta se abre completamente y toma forma de caballete para exponer el contenido de las fundas… en pocas palabras, el único límite es la imaginación. En la mayoría de los casos, el uso está destinado a contener documentos que van a ser manejados muy a menudo y por tanto necesitan una protección extra frente al desgaste. Es el caso de los catálogos de productos, cartas de restaurantes, etc…

Carpetas colgantes

Las carpetas colgantes en esencia son subcarpetas de cartulina reforzada a las que se les han incluido unas varillas de metal o plástico en sus bordes de apertura, de forma que pueden colgarse en una estructura a modo de “perchas”. Se trata de una fórmula muy utilizada en oficinas y en algunos hogares y que posibilita, por así decirlo, tener un clasificador de acordeón con capacidad de departamentos casi ilimitada. Una vez colgadas las carpetas en horizontal, quedan abiertas hacia arriba, facilitando la inclusión o la extracción de los documentos, que no precisan de taladro alguno para su sujeción en la carpeta. Un visor para carpetas colgantes personalizable que se acopla a la carpeta facilita el marcaje del contenido. También las hay con fuelle en el lomo para incrementar su capacidad. Para su utilización, existen multitud de bastidores para carpetas colgantes en el mercado. Desde los más sencillos bastidores o maletines, hasta carros porta carpetas. Todos ellos constituyen soluciones tremendamente prácticas e interesantes a tener en cuenta.

Carpetas con gomas

Las carpetas con gomas representan una de las soluciones más sencillas y universales para el archivo y transporte de documentos. En su versión más liviana, se trata de un pliego de cartulina reforzada y plegada al centro, con un cierre de gomas elásticas que se montan sobre las esquinas para evitar que se abra. A partir de ahí, se abre todo un mundo de acabados, materiales, colores, decoraciones y diseños que harán las delicias de los amantes de la papelería. Dese las clásicas carpetas de gomas de cartón reciclado color azul o marrón con o sin solapas, hasta los diseños más sofisticados en forma de maletín con gomas, pasando por las carpetas de gomas personalizables o las carpetas de dibujo en tamaños “extra size”. El abanico de materiales y colores de este tipo de carpetas es también muy amplio, pudiéndose encontrar en cartón o en polipropileno de colores muy diversos.

Carpetas de Proyectos

Llamadas originariamente así por estar pensadas para contener planos de proyectos de arquitectura o ingeniería. Hoy día el uso de las carpetas de proyecto se extiende a gran cantidad de necesidades diferentes. Tienen forma de caja y el tamaño suele ser folio o A4 con lomos de diferentes espesores que oscilan entre los 25 y los 250 mm. En cuanto a los materiales, encontramos el cartón forrado y el polipropileno en todo un abanico de colores y texturas. El sistema de cierre suele ser de broches o gomas. Algunas incorporan un asa que las convierte en maletines. También las hay con una funda transparente en la cubierta y/o tarjetero en el lomo que permite su personalización.

Continua…

1 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.